COMO DESNUDAR A ESPAÑA


El gobierno y los partidos políticos en general ocultan sus fracasos al ciudadano y hoy en estos momentos siguen manipulan la verdad. En estos momentos también están ocultando y disimulando

su incapacidad para alcanzar acuerdos, y cumplir el mandato popular en las urnas de gobernar. Esgrimen razones falsas y disculpas artificiales para ocultar la cruda verdad de que, dominados por el egoísmo y el ansia de poder, son ellos incapaces de alcanzar alianzas y acuerdos racionales.

El interés que tienen egoísta por repartirse el botín impide que los constitucionalistas formen una alianza lógica frente a los que no respetan la Constitución o que los que no aman a España, se unan para cerrar el paso a los que, como los nacionalistas extremos de Cataluña y el País Vasco, quieren romper la nación.

Una de las tareas más urgentes y necesarias en España es revelar y sacar a la luz, las muchas realidades que han sido ocultadas por el poder. Desnudar a España y liberar sus verdades es imprescindible para que los ciudadanos estén correctamente informados y la democracia pueda existir. Con el enorme cúmulo de mentiras y falsedades existente, del PSOE, y su dirigente Sánchez, pues con el España, solo puede ser un basurero indigno.

La verdadera revolución en España hoy día, consiste en decirle a los ciudadanos las verdades que el poder esconde y que los políticos ocultan para conservar el poder, porque temen perder votos. Los poderosos como siempre han antepuesto su poder y sus intereses al bien común y, a pesar de que es una canallada, han ocultado al pueblo las verdades más duras por miedo a perder popularidad, una actitud que les desacredita como líderes de esta gran nación España.

Para el periodismo honrado, contribuir a que la verdad reluzca es su primer deber, así es sólo porque si el pueblo conoce lo que ocurre, podrá tomar las decisiones apropiadas en libertad. El poder, consciente de que el periodista independiente veraz, que no es pagado es su peor enemigo, el Socialismo ha dedicado un esfuerzo enorme en corromper a los periodistas, en asustarlos para que practiquen la autocensura, y en sellar alianzas de hierro con los dueños de los medios para que las grandes verdades que hacen daño al poder permanezcan ocultas.

La primera verdad que hay que desempolvar y revelar es que se le están arrebatando al pueblo derechos y ventajas que habían sido conquistadas, y que también se les está quitando riqueza que en parte la acumulan los más ricos y en parte la administran los políticos, que cada día disfrutan de más privilegios, poderes y dineros.

La segunda es que de la crisis se está saliendo por las alforjas cargadas de dramas y amenazas con un endeudamiento terrible, creando puestos de trabajo precarios y con un empobrecimiento sobrecogedor de las clases humildes, hasta el punto de que tener trabajo ya no significa en España poder comer y mantener a una familia con decencia.

A estas alturas, tal vez lo irrelevante sea que alcancen pactos para mandar, porque de todas formas nadie va a gobernar, con pactos o sin ellos, y casi es preferible estar sin gobierno. En el caso del gobierno de España, el buen doctor gobierna por decreto y el país más o menos funciona o al menos debería funcionar en la medida que sus fuerzas lo permitan. Cuando se logre el pacto y el gobierno deje de estar en funciones, nos acordaremos del tiempo en que el gobierno no existía.

Porque como se dice, aquí de lo que se trata es del reparto del botín, así que cuanto más tarde, más tardarán en repartirlo. Claro que luego recuperan el tiempo perdido, con lo cual no se sabe qué es peor. Porque aquí vamos jugando a lo menos malo. Voy a fijarme un poco en la política internacional, que es algo de lo que nadie habla, tal vez porque es de lo más inconfesable de las actividades de la casta y hay mucho inconfesable.

El otro día hablábamos de la sumisión a Marruecos, que nadie menciona y sería muy interesante que alguien explicara el porqué de esa sumisión porque nadie explica nada, no tenemos más remedio que pensar que los sobornos son preferentemente es la causa. Hay demasiadas miserias en esto como para pensar que tenemos unas buenas relaciones internacionales normales.

Tampoco se habla de la sumisión a la OTAN, es decir a los anglosajones, que nos meten en conflictos en los que no tenemos nada que ganar y mucho que perder. De momento un dineral en mantener tropas en zonas que no nos afectan directamente, pero son para nosotros perjudiciales.

Algo que nos cuentan de vez en cuando es la presencia en los países bálticos, con la idea de protegerlos contra Rusia. Eso supone una ofensa a Rusia, con la que no tenemos ningún problema y conduce a que las exportaciones se hayan resentido y una vez que Rusia ha buscado otros suministradores, será muy difícil volver a venderles. El asunto de Rusia es una guerra imposible, que nos venden como real. Todo empezó con la conquista de Ucrania, metiéndose la OTAN en terreno ajeno, y ahora no saben salir del lío, y mantienen unas relaciones tensas que obligan a Rusia a prepararse para la guerra.

Digo que es una guerra imposible porque nadie puede conquistar Rusia, lo mismo que nadie puede conquistar Norteamérica y China, pero nos convencen que Rusia tiene ansias expansionistas y quieren conquistar Europa. Pero Rusia no tiene población, ni tendrá en el futuro próximo para conquistar nada, es una población envejecida, como la de Europa y en disminución, con lo cual no puede ocupar una zona de casi quinientos millones de habitantes, tres veces más que la población de Rusia.

Se puede escribir mucho sobre cualquiera de los puntos que toca en el artículo, y sobre otros muchos que no toca, pero entonces nos saldría una enciclopedia.