EL ENEMIGO EN CASA ES LA IZQUIERDA

EL ENEMIGO EN CASA ES LA IZQUIERDA

Lo que ocurre en España es que los políticos que no son demócratas se han apoderado del Estado, y desde dentro han pervertido y desarmado la democracia, convirtiéndola en un sistema prostituido que les permite a ellos ser ellos dictadores y ladrones legalizados, por la mayoría del pueblo que los ha votado, al mismo tiempo que ejercen un poder sin controles y sin apenas trabas, sucio e impune que solo pueden gobernar la más sucia y rancia izquierda votante.

El PSOE y Sánchez son los peores enemigos de la democracia son otras estructuras de poder organizados como las mafias, algunas de las cuales se esconden y se encarnan en los partidos políticos. Por eso los peores enemigos de las democracias suelen y estar dentro del sistema.

Amigos míos; Se imaginan ustedes en el Congreso Americano que estuvieran América, representada por el brazo político y criminal de Al Qaeda, que este como los de aquí, que no condenara el terrorismo, e hicieran apologías del terrorismo, que mitificara a Ben Laden ¿lo consentiría el pueblo americano? Me parece que ellos sí que son seres ciudadanos que entregan el corazón por la causa del bien por América.

Creo que cometemos un error en tratar de llevar a la gente las soluciones, o desmontar a sus ídolos, mientras eso impide que vean la verdad de fondo, ese mundo global de los derechos humanos, en que creen ellos tanto sus ídolos se desmorona, porque está basado en mentiras piadosas. Y las mentiras no se convierten en verdad. Lo que está ocurriendo con las mentiras que promueven el globalismo, es que en vez de convertirse en verdad, se están mostrando como lo que son, se empiezan a ver sus efectos devastadores.

La masa pasiva, poco crítica, seguramente no entiende por qué todos estos movimientos desesperados de la élite, por qué la élite promueve ahora guerras raciales o trata de normalizar la pederastia. Están desesperados porque su mundo se viene abajo y hacen locuras. Mucha gente les sigue el juego porque no entienden lo que pasa. Se creen que es normal y no lo es. La manifestación del 8-M, no fue un caso aislado, no fue algo normal, no fue algo que debiera ocurrir en un mundo civilizado. Y no solo por el riesgo de pandemia. Solo por el tema que trataba la manifestación, ya era algo anormal.

La gente tiene que empezar a ver que todo esto no es aceptable, que es una imposición de una élite roñosa y desesperada, y que también es su culpa haber participado de sus mentiras piadosas, de su autoengaño. Hay cargos de conciencia para la sociedad, pero primero tienen que comprender que su mundo se acaba, y que una élite roñosa quiere utilizarlos como peones para salvar sus intereses particulares.

Hay que reaccionar desde ya al viejo mundo que quiere tratar de imponernos sus mentiras, su mundo roñoso de caos y de destrucción, utilizando fanatismos e ideologías de manada que anulan progresivamente la libertad, el derecho natural a la libre determinación de todo ser humano y el derecho de sus naciones a vivir en paz, sin que les metan toda clase de mierdas por un nuevo mundo globalista de toda idea.

Está bien el escrito sobre la descripción de lo que no debe ser una democracia, que no debe incluir a esas ideas totalitarias que aprovechan el sistema para inmiscuirse en el poder y quedarse. Y precisamente una de las bases de la democracia es que, aunque tenga en principio que admitir a todos, no quiere decir que todos sean los más adecuados para ejercer el poder. Así que uno de los límites que la democracia debe imponer al poder del Estado es que éste no puede ser ejercido por mucho tiempo por los mismos, cosa que todos los partidos políticos y sus políticos pretenden. La limitación del poder por un cierto período de tiempo es el mejor antídoto contra esos que pretenden establecer un sistema basado en la democracia pero que con el tiempo se convierte en totalitario o peor todavía en tiranía.

Ya he dicho otras veces que hasta la Alemania comunista se denominaba a sí misma de "democrática" y ya sabemos qué había allí. Por tanto, un límite temporal al poder político creo yo que debería ser fundamental, por mucho que digan que la gente vota siempre mayoritariamente al mismo partido, ya hemos visto también como en Andalucía, en Cataluña, y quizás en País Vasco y Galicia, el hecho de que un mismo partido o grupo de políticos esté mucho tiempo en el poder termina por crear redes clientelares y círculos viciosos que eliminan la base del poder político que es servir al pueblo y no servir a los que lo ostentan y sus seguidores.

Cuarenta años de lavado de cerebro dan para mucho y a la vista está. Se nos convenció que la democracia era votar cuando nos dijeran y eso hace el 'pueblo', vota y no concibe que se puede ser demócrata y no votar. y como hay que votar, se elige al menos malo, se vota con la nariz tapada, pero se vota y como lo único que hay es la casta, pues siempre se vota a la casta. De modo que la casta siempre está en el poder y si hay alguna discrepancia, se maquillan los resultados y todos felices.

Pero tras cuarenta años a ver quién le cuenta al ganado lanar que la democracia es una forma de comportamiento cívico, y que las votaciones sólo son una parte y no la más importante, pues ante un pueblo demócrata, las votaciones son un trámite, pues alguien tiene que organizar la sociedad.

Lo cierto es que tampoco costaría mucho cambiar la forma de pensar de la gente, bastaría una campaña en los medios, de la misma forma que se nos dice que el gobierno lo está haciendo muy bien, pues igual, sólo que explicando lo que es la democracia. Pero eso la casta no lo va a permitir porque les va su supervivencia, porque si la gente tuviera claro lo que es la democracia, toda la chusma que nos manda estaría procesada. Así que me temo que las ayudas no sean más que una forma de enriquecerse la casta a costa del sufrimiento de tantos. Como de costumbre.

Son gente mala y sin conciencia que, aunque saben que no les vas a publicar sus execraciones mentales, solo lo hacen para intentar insultarle y desanimarle en su incansable lucha contra el poder abusivo, la corrupción y sobre todo esta putrefacción que nos dicen que se llama democracia.