ESPAÑA, LA NACIÓN DE “BORREGOS”

ESPAÑA, LA NACIÓN DE “BORREGOS”

Los españoles fueron admirados en todo el mundo por su valentía y comportamiento en los campos de batalla, pero hoy pasan por ser uno de los pueblos más cobardes del mundo y uno de los que soportan más abusos y arbitrariedades de su clase política. Uno no entiende por qué los españoles no se rebelan ante tanta injusticia, ante abusos como ese Impuesto de Sucesiones que cobran algunos gobiernos autonómicos y que obligan a miles de familias a renunciar a sus herencias.

España, más que un “dictadura perfecta” conformada por los partidos políticos, y oligarquías económicas, es una nación de borregos y cobardes. Hemos olvidado la historia, repleta de conquistas y luchas, con valerosas acciones de nuestros ancestros que marcaron hegemonía en las historias de las naciones. No se trata por tanto de seguir teniendo espíritus de conquistas y colonialismos. Se trata de la decencia y dignidad de nuestro pueblo. La fuerza y no el derecho como ha venido ocurriendo a lo largo de nuestra historia, ha sido uno de los referentes que más han influenciados y constituidos en las formas y estilos de gobernarnos.

Cuanto ha sucedido hasta hoy, y a partir de los primeros elementos históricos con que contamos, es fruto de una evolución natural y espontánea, tórpida y desor-denada, de nuestra sociedad y sus dirigentes. Sin embargo, a nadie y a todos podría culparse de los distintos sistemas políticos, económicos y sociales que se han sucedido a lo largo de nuestra historia moderna.

“Una dictadura perfecta tendría la apariencia de una Democracia, pero sería para todos básicamente una prisión sin muros en la que los presos ni siquiera soñarían con escapar. Sería esencialmente un sistema de esclavitud en el que, gracias al consumo y el malvado entretenimiento, los esclavos armarían a su servidumbre.”
Todo cuanto nos sucede en la actualidad, es consecuencia de nuestras propias debilidades con excesivas y omnímodas confianzas, por creer que son otros los que solucionaran los graves problemas que venimos padeciendo, con recortes y deterioros en los servicios públicos, despilfarros, abusos de poder, paro galopante, bajos salarios, inmigración descontrolada, devaluación de pensiones, aumentos de los impuestos, para mantener un monstruoso.

Estado de las Autonomías, mórbido y obeso que no podemos seguir costeando ni manteniendo, con más de medio millón de políticos, en su mayoría cobrando muy por encima de cualquier salario en los sectores privados, fraudes a las arcas públicas, evasión de capitales, empresas públicas deficitarias, improductivas, nidos de enchufados de políticos, malversación de fondo públicos, tráfico de influencias, puertas giratorias, afán recaudatorio con sanciones a empresas privadas, sin justificación alguna, aumentos de las multas de tráficos por pequeñas y leves infracciones, sin la más mínima consideración en fallos humanos.

El encarecimientos y recortes en los servicios de asistencias y sanidad, falta de mucha vigilancia policial, nula seguridad ciudadana, robos, saqueos y expolios, con aumento de la delincuencia, tráfico de drogas, y armas, crímenes y asesinatos, desapariciones de persona, con proliferación de organizaciones y bandas de malhechores del hampa más despreciables, sin que se adopten la medidas pertinentes para su erradicación, pornografía infantil incontroladas en las redes, y un largos etc. etc., con enorme falta de responsabilidad, moral y ética de nuestros gobernantes políticos, obsesionados única y exclusivamente con su bienestar particular.

Antes tales acontecimientos, de malestar, desorden, convivencia incívica, corrupciones políticas y públicas, los ciudadanos decentes con conciencia y decoro no podemos seguir siendo ajenos mirando a otro lado, sin que por ello podamos perecer en los intentos de enmendarlo, pues con nuestro silencio, desidia y en cierta manera complicidad, se agravara mucho más en el futuro que nos amenaza.

Por ello, nuestra responsabilidad y deber como ciudadanos, es exigir, reclamar, demandar y denunciar a los poderes políticos y públicos, antes tantas ineficacias, irresponsabilidad, dejadez y faltas de proyectos y horizontes con alturas de miras.

Y cuando abriremos los ojos, y dejaremos de lado nuestra cobardía y volveremos a ser el pueblo valiente que además de ser invencible durante tanto tiempo como dicen miles o millones de personas, además durante la revolución industrial consiguió con las manifestaciones y huelgas laborales las mejores condiciones de trabajo que se han conocido en nuestro país, y que hoy en día reforma tras reforma (véase Aznar, Zapatero, Rajoy) se han perdido dejándonos a la altura casi de china.

Todo por causa de los políticos carroñeros que de un color y otro nos gobiernan sin lucha pacífica no se mantiene lo conseguido, y si la masa obrera es pobre y oprimida el país no avanza, y para esclavizarnos ya tienen las competiciones deportivas la multitud de televisiones y los políticos charlatanes y embaucadores. Defendamos nuestras. Necesidades y volvamos a ser los valientes que lleva implícita nuestra raza. ¡¡Viva España!!