ABRÁZAME

ABRÁZAME

Tenme en tus brazos con ternura, amada mía,
y envuelve mi rostro con tu anhelo,
para abrir de par en par las apetencias
y desatar las pasiones que llevamos dentro.

Déjame recorrer palmo a palmo,
todos los caminos de tu ansiado cuerpo,
que mis cálidas manos silenciosas
despierten los temblores del deseo.

Embriágame con la caricia apasionada,
entre suspiros de encendida fogosidad
y estimula mi ardorosa vehemencia
entregada con amor a la locura de amar.

Muéstrame tu mejor fantasía enamorada
en un sublime arrebato de ensueño
y perdámonos en la delicia del placer
estremecidos por el gozo del delirio eterno.

Laureano García Agudo.