MIS PECADOS PERDONALOS

MIS PECADOS PERDONALOS

Acabo de regresar de mi trabajo, según el jefe decidió que había terminado mi contrato con la empresa, indignada rabiosa llena de ira regrese, por no claudicar en sus pretensiones deshonestas y aquí estoy, pensando en voz baja las tantas cosas que quisiera contarles y de las cuales hoy no encuentro respuesta. Como todo ser humano soy y he sido una gran pecadora, pero convencida que mi redentor nunca se ha alejado de mí, a pesar de que siempre le he dicho que, para él, no tengo tiempo.

Su amor es tan grande que se queda a mi lado a velar por mí, a la espera que le brinde mi amistad, a la espera de que cuente con él para lo bueno y lo malo, a la espera que yo le dé un poquito de amor. Hoy le abrí la puerta y le dije que me ayudara a amarlo como él, me ama a mí, le pido ayuda para no caer en la tentación y tratar de no pecar más, como me arrepiento de la inmundicia de vida que llevaba hasta el día que él, se compadeció de mi, como me arrepiento de una juventud entregada a las drogas, al sexo, la falta de dignidad, y a la falta de amor.

Como me arrepiento desde lo más profundo de mi alma y mi corazón de no haberle dedicado nada bueno de mí, pero ay estaba él, siempre esperándome siempre dispuesto a recibir a esta pecadora, y viendo que yo no le hacía ni caso él, decidió darme una mano, mejor dicho me alzo en sus brazos y del fondo de un fango como es el barrizal, me saco a flote y medio, esa hija tan buena, tan linda que con mis 21 años, me llena la vida y que es la razón de mi salvación.

Es ese motivo para que hoy y cada día yo alabe a él, a mi Dios, hoy y siempre quiero darle las gracias por ser mi protector, y te pido que cuides de mi hija, que la alejes de la perdición, porque hoy por hoy, la juventud está en peligro y los hombres con su deshonesto comportamiento satánico se apresuran en robarte las almas que por el mundo van, por donde anduve yo al caminar del tiempo alguna vez, y gracias a tu bondad y a tu infinita misericordia deje atrás.

Es cuento pasado, mejor dicho pesadilla superada, porque sin ti yo no soy nada, pero contigo todo lo puedo, y es tu amor inmenso el que me devolvió a la vida, y el que me devolvió la calma a mi alma que andaba perdida, que andaba entregada en los brazos del vicio perdida en la nada, a ti mi señor infinitas gracias, dame tu el valor para no caer en las trampas que el hombre se empeña en ponernos a diario, cuida mi señor los niños y a la juventud, líbrala de tanta cosa inmunda de tanta cosa mala, y no permitas señor que nosotros te alejemos de nuestra vida, más bien ayúdanos a pregonar tu palabra, esa que hoy llena mi vida, y tranquiliza mi alma, si todos la conocieran y la pusiéramos en práctica, no habría en el mundo tanta maldad y tanta miseria.

La vida sin ti, para que vivir, bueno señor me voy a dormir, como sé que a mi lado estas dame una noche feliz, y un fin dichoso, cuida y bendice a todos mis seres queridos, muy especialmente a mi princesa cuídamela Señor y no dejes que se aleje de ti, también antes de dormir te quiero pedir, por los que nada tienen, y por todos los que en pecado mortal andan, ten misericordia de ellos como la tuviste conmigo, y perdona mis pecados y los del mundo entero.

Gracias, Dios mío; que siempre está intercediendo por nosotros. Que eres nuestro consuelo y nuestro auxilio. Y gracias por esta noche más que nos regalas.